Captar un cliente cuesta 5 veces más que retenerlo. La captación es una parte del marketing digital, el proceso sigue con el engagement.